jueves, 6 de diciembre de 2018

LOS GRADOS EN LAS ARTES MARCIALES

Cuando me decidí a escribir sobre este asunto, lo hice con la sola intención de exponer a todo aquel que lo quisiera leer cual era mi opinión al respecto. Nunca con la intención de generar debate sobre la cuestión, ni mucho menos ofender a nadie.

Todo es opinable y sujeto a cambios, como la vida misma. Aun así, para tratar la temática hay que enmarcarla en una serie de elementos comunes, lo más generales posible y sobre ellos opinar, ya que sino el asomo al abismo seria constante. Pongamos que lo más reconocido, mejor dicho, conocido dentro del panorama marcial, sería la contabilización de grados desde el 1º hasta el 10º.

Como norma general, las asociaciones o federaciones más “serias” o porque no decirlo, más “rígidas”, contemplan a grandes rasgos un sistema de graduación similar al siguiente:

- De 1r a 3r DAN (sistemas de ascenso mediante examen)
- De 4º a 5º DAN (sistemas de ascenso mediante examen)
- De 6º a 7º DAN (sistemas de ascenso mediante alguna prueba y/o meritorio)
- De 8º a 9º DAN (sistemas de ascenso por méritos)
- 10º DAN (sistemas de ascenso en condición de sucesor del máximo representante)

Lo expuesto anteriormente se puede rebatir con excepciones, lo sé, pero como dije al principio, no es mi intención opinar sobre todos los estilos, sino generalizar con la prudencia que el termino generalizar me permita.

Bien, como iba diciendo la mayoría de estilos (en occidente, sobre todo) conservan un sistema de ascenso de grado estipulado en cuanto a la temporalidad se refiere. Por ejemplo, para que un alumno progrese de 1r a 2º DAN, deberá haber permanecido dos años en el grado de 1r DAN. Para progresar de 3º a 4º DAN, deberá haber permanecido cuatro años en el grado de 3r DAN, y así sucesivamente. Si realizásemos el cálculo sobre alguien de veinte años de edad que obtiene su 1r DAN en el presente año 2018, para alcanzar el grado de 5º DAN, al menos debería esperar hasta el año 2032. Esto supone superar las pruebas y haber mantenido un entrenamiento constante o al menos haber pagado las correspondientes cuotas anuales a la organización a la que se pertenezca durante catorce años seguidos. Si a esto les sumamos los años que ha necesitado para alcanzar el grado de cinturón negro, de cuatro a seis años, hablaríamos de una práctica ininterrumpida de entre 18 y 20 años.

Sobre este asunto hay dos bloques diferenciados.

Uno seria opinar sobre si nos parece justo permanecer un tiempo mínimo estipulado en un grado, simplemente porqué así se ha acordado por los órganos administrativos, o bien nos gustaría que el ascenso viniese dado por nuestra capacidad de aprendizaje y asimilación.

Y un segundo, seria identificar si el objetivo real de la estipulación de tiempos tuviese como prioridad mantener el estatus jerárquico de los más veteranos, y mantenerlos así blindados ante los más jóvenes hasta su retirada o incluso aun cuando ya se hayan retirado de la práctica.

En países como Corea, podemos encontrar jóvenes de 25 años con un grado de 4º DAN (ni que decir que probablemente empezarían su práctica a los 4 años) y allí quizás nadie pondría en duda su capacidades, pero lo que ocurre, a diferencia de aquí, es que en Corea si tienes 25 años y practicas Hapkido no eres un mero alumno, eres instructor y un futuro maestro, pues a diferencia de España y otros muchos países, en Corea la práctica de artes marciales como afición en la edad adulta es casi inexistente.

Luego, y calificado por su propia idiosincrasia nos encontramos con los grados obtenidos a través de cursos o incluso convalidaciones entre estilos u asociaciones. En este último caso, incluso cuando el arsenal técnico entre el estilo del que se dispone titulación y el estilo al cual se aspira dista en más de un 25%. Y he dicho convalidaciones, otra cosa seria un sistema de convalidación no inmediato y supeditado a la adaptación al estilo o arte marcial. Todo esto desacredita enormemente ante la opinión pública la seriedad en cuanto a la otorgación de grados en las artes marciales.

En mi opinión, la lógica me dice que, si una persona ha sido capaz de entrenar el suficiente tiempo, con la suficiente constancia, entrega y asimilación, que le haya permitido adquirir los conocimientos fundamentales propios de su estadio formativo, imponer un tiempo predeterminado no tendría sentido. Otra cosa bien distinta, es que se haya cumplido el tiempo estipulado o no, pero que el alumno no haya asimilado lo exigible para seguir progresando. En este último caso, el ascenso debería ser denegado siempre.

Si nos acogemos al sistema tradicional, al tener delante nuestro a un practicante con el grado de sexto DAN, al menos hay un factor que normalmente seria incuestionable, y son los años de práctica. Sin embargo, cuando pasas a un estilo que poco tiene que ver con el tuyo, y además lo haces mediante cursos de fin de semana y durante un año con la finalidad de obtener el grado de 1r DAN y poder ser instructor de ese estilo recientemente “aprendido”, lo incuestionable es que no estás preparado. La consecuencia es que te engañas a ti y al alumno al que enseñas.

Creo que al artista marcial no lo define su grado, sino su capacidad de mostrar su conocimiento marcial en todos los aspectos del arte. Si una persona alardea de su grado, no es humilde, no es un buen artista marcial. Si una persona quiere aprender rápido mediante cursos a distancia o presenciales de fin de semana, sin identificar que no lo va a conseguir de igual manera que si lo hiciera semanalmente mediante la guía u acompañamiento de su instructor, no es humilde, no es un buen artista marcial.

Como en el párrafo anterior, podría exponer decenas de ejemplos más.

A mí personalmente lo que me gusta es ver trabajar a alguien con pasión, reconociendo su destreza en cada técnica perfectamente asimilada y ejecutada así como su comportamiento y trato con los demás, siendo este un ejemplo para el resto.

Mi reconocimiento es para él o ella, no a su grado, no a su escuela, no a su ego, no a su prepotencia, no a todo aquello que niegue los valores tradicionales intrínsecos e indisociables de los artistas marciales y de las obligaciones contraídas con la sociedad con la que comparte su experiencia.

Cuando la intención es buena, el propósito digno, y la meta difícil de alcanzar, por supuesto que apoyo a todo aquel que se desviva para formarse en el estilo que le apasiona de la manera que le sea posible. No tiene más opción, quizás no pueda elegir el sistema de formación ideal. Pero si lo logra, si logra formarse, sabrá que ha comenzado un camino difícil que lo va a mantener alejado del conocimiento más exquisito que solo la formación presencial y constante en el tiempo le va a poder dar un buen instructor de artes marciales. De todas maneras, si persevera y no se acomoda en la ineptitud de su alumnado que por desconocimiento no tiene elementos para evaluar la calidad técnica de quién le enseña, si no lo hace, tendrá éxito, y lo habrá conseguido por un camino más largo y difícil, un doble éxito.

sábado, 1 de abril de 2017

Exámenes Infantiles de grados

Los pasados meses de febrero y marzo tuvieron lugar las pruebas de examen para nuestros alumnos más jóvenes, Pol para amarillo-azul, y los más nóveles, Celia, Jorge, Anna y Lara para blanco-amarillo. Hay que felicitarlos pues realizaron todos ellos un gran examen. 
A pesar de la temprana edad de nuestros alumnos, y del poco tiempo que llevan practicando la mayoría de ellos, es alentador el progreso alcanzado por todos ellos y las posibilidades de mejora que demuestran en estas etapas iniciales. En este sentido el futuro es esperanzador para las nuevas generaciones.


domingo, 12 de marzo de 2017

El Yop Chagui (cop de peu lateral)

El Hapkido disposa en el seu arsenal tècnic, d'una immensa quantitat de cops de peu, entre els quals en destaca un de bàsic, el cop de peu lateral o Yop Chagui.
Aquesta tècnica existeix en la majoria d'arts marcials que inclouen tècniques de cames en la seva pràctica, ara bé, segons l'estil, s'observen diferencies tècniques.
Des de el meu punt de vista, aquesta es una tècnica que en veure-la executar, mostra de manera inequívoca la qualitat de l'artista marcial que la realitza, o almenys, deixa entreveure la seva habilitat en tècniques de cama. En els seus orígens, sembla ser que utilitzada en salt, era una tècnica emprada per a descavalcar genets en el camp de batalla. Des del terra, i ben executada, és un cop de peu molt contundent, que permet ser veloç, precís i potent, qualitats sense dubte que eleven aquesta tècnica a una de les primeres posicions en eficàcia. 
Crec que el Yop Chagui, en les seves múltiples aplicacions (baixa, mitja, alta, en gir o en salt) permet a l'artista marcial mantenir la il·lusió de la millora permanent, ja que un cop s'executa, sembla donar la sensació que es pugui millorar, fent-la més eficaç encara.
Com en la majoria de tècniques del nostre estil de Hapkido, tot el cos acompanya a la part del cos amb la que colpejem, en aquest cas, és el lateral del taló el que ha d'impactar en l'objectiu. D'aquesta manera potenciem al màxim la força que ens bé donada pel producte de la massa i de l'acceleració.

Yop Chagui _ Cop de peu lateral

miércoles, 8 de junio de 2016

Els controls sobre l'adversari

No sempre podrem exercir accions de control sobre el nostre adversari després d’haver-li realitzat una tècnica de Hapkido. Dependrà en gran mesura de la nostra intencionalitat, es a dir, si en l’aplicació d’una tècnica l’objectiu es desplaçar a l’adversari inutilitzant-li alguna de les seves extremitats i/o articulacions, molt probablement no voldrem controlar-lo, donat que la nostra determinació a cercarà un resultat lesiu. Ara bé, si la opció es la de sotmetre a l’adversari,  mantenir-lo luxat un temps en concret en benefici dels nostres objectius, les tècniques de control són l’opció.


L’acció de controlar a l’adversari sempre es sobrevinguda. Mai podrem defensar-nos, o realitzar accions ofensives tenint com a objectiu controlar al nostre adversari. Dit això, cal que un cop tinguem garantida la nostra salvaguarda, havent emprat per aconseguir-ho qualsevol de les possibilitats que ens ofereix dels nostre arsenal tècnic, haurem de valorar si podem realitzar un control sobre l’adversari amb totes les garanties. Nosaltres, durant els nostres entrenaments, i com ja s’ha dit en d’altres publicacions anteriors, hem de garantir la nostra integritat física per damunt de tot, d’això tracta la defensa personal. Un cop aquest aspecte estigui garantit, podem abraçar d’altres possibilitats.



Els controls ens han de permetre exercir un ple control sobre les capacitats de mobilitat de la persona que es veu sotmesa a la nostra aplicació tècnica. Sinó es així, cal que parlem de luxació  i no de control. Els controls, habitualment, vindran precedits de tècniques de luxació. Aquestes ens ajudaran a posicionar-nos amb garanties per tenir sotmès al nostre contrincant durant un temps determinat. Cal tenir present que en la vida real, i davant d’un adversari que es trobés sota el efectes de la cocaïna (per posar un exemple), el mal que li podria fer una luxació perd tot el sentit, ja que la seva percepció del dolor desapareix, restant tan sols com a accions eficaces el conjunt del nostre bagatge marcial per aconseguir controlar-lo amb garanties per nosaltres, i quan calgui per a ell també.  


jueves, 28 de abril de 2016

L'Equilibri, essencial!

Quan veig a algun dels meus alumnes realitzar algunes de les tècniques que practiquem sense sortir-se'n, sovint el convido a reflexionar. Li pregunto, perquè creu que no li surt? Pregunta a la qual acostumen a respondre: -"no he agafat bé a l'adversari", -"m'he confós de peu", o bé, amb un -"no se, no se". Al final, i amb una mica d'ajuda, comprenen que la posició no era correcta, i en no ser correcta no hi havia equilibri. Ells estaven desequilibrats, i els seus adversaris equilibrats. Probablement un dels pitjors errors que es poden cometre en aquest ofici.
L'avantatge sempre ha de ser nostre. Ho podrem aconseguir dominant el nostre equilibri, i atacant al del nostre adversari. Moltes vegades, una correcta col·locació, farà que la tècnica esdevingui perfecta, com una obra d'art, sense esforços innecessaris, amb plasticitat.   

Crec que si escoltem reiteradament alguna cosa, passat un temps la recordarem. I qui sap, potser algun dia acabem reflexionant sobre el seu significat. Doncs bé, d'això es tracta. Quan treballem qualsevol de les tècniques de luxació, durant el desenvolupament però també un cop l'acabem, ens hauríem de preguntar dues coses: Estic còmode? Ell ho està? Si la resposta es un SI-NO, l'èxit està garantit. Qualsevol altre combinació, ens conduirà al fracàs.




Si entrenem arts marcials, ens hauríem d'entrenar com a artistes, o almenys com a aspirants a ser-ho. Sovint, es pressuposa que l'artista disposa d'una especial sensibilitat davant la realitat que l'envolta i està dotat de la capacitat de comunicar-ne el seu sentit mitjançant l'ús adequat de la tècnica (Viquipèdia). Al meu parer, descripció encertadíssima.

martes, 12 de abril de 2016

Yu Sul. Les tècniques de projecció

Al igual que ens resulta difícil entendre el Hapkido sense tècniques de luxació, cops, o caigudes espectaculars (Nak Bop), també cal tenir molt present les diverses formes de projecció. Per entendre un art com el Hapkido, cal entendre les tècniques que el conformen. 
Les "tècniques suaus" o Yu Sul, són un pilar bàsic en l'aprenentatge de qualsevol art marcial complert. Aquestes, ens permeten treballar el nostre equilibri, el desequilibri del nostre company, la coordinació i el control del nostre cos, però sobre tot ens ha de mantenir alerta, donat que cada projecció es sap com comença, però difícilment com acaba.




Quan ens projecten, es important arribar a un estat de relaxació just, que faci que el nostre cos s'adapti al de l'adversari que ens projecta durant l'entrenament. D'aquesta manera qui ens fa la projecció podrà comprovar si aplica correctament la tècnica depenent de com i del lloc on caigui  l'oponent . Quan hom cau en una superfície tova, com la que acostuma trobar-se en els "dojangs", no tenim por costum focalitzar la caiguda com a una elevada situació de risc, fet que variaria radicalment si la superfície de caiguda fos sobre la que caminem regularment. Com que tot el que entrenem en el gimnàs preveu una utilitat en la vida real, cal que allò que fem durant l'entrenament, ho fem mantenint una actitud d'alerta i millora. Només d'aquesta manera aconseguirem caure sense fer-nos mal, tot projectant d'una manera eficient i eficaç, d'una manera suau, aplicant YU SUL.

miércoles, 6 de abril de 2016

Examen infantil de grados - 29 de Marzo

El pasado martes 29 de marzo tuvo lugar el examen de grados para nuestros jóvenes alumnos Pol Molero y Marcel Roca, que se examinaban para cinturón amarillo y blanco-amarillo respectivamente. Desde aquí nuestra felicitación por el gran trabajo y progreso realizado por los dos.
Enhorabuena y ¡a seguir adelante!